INTENSIDAD DEL TRABAJO

Plantilla blog - 0412El mundo del trabajo es un aspecto crucial tanto desde el punto de vista de la seguridad material como de la autorrealización de las personas, además como factor fundamental para estructurar las relaciones sociales en la llamada sociedad del conocimiento. En este documento se dará una mirada a las organizaciones que incluyen total o parcialmente elementos de la sociedad del conocimiento, en particular al tema de la intensidad del trabajo (nivel de esfuerzo por unidad de tiempo).

El incremento de la intensidad en el trabajo es particularmente significativo en las organizaciones del contexto de la sociedad del conocimiento donde se  hace uso del capital humano, definido como el conocimiento útil que poseen individual o colectivamente las personas para desarrollar las actividades planificadas y organizadas  como procesos en términos de capacidades, actitudes, destrezas y conocimientos que cada miembro aporta como activo individual e intransferible y que en conjunto conforman el capital intelectual de la organización. Este incremento de la intensidad de trabajo es notorio incluso en centros laborales supuestamente en entornos de baja productividad en función de demandas de “trabajar más” incluso sin considerar los impactos sobre la salud, la motivación y la autonomía del trabajador.

A nivel organizativo y de las relaciones interpersonales la intensificación del trabajo se enmarca dentro de un contexto que ha ido evolucionando, desde la sociedad industrial donde se da más importancia al esfuerzo físico hasta la vigente sociedad de la información, donde se identifica como elemento básico el conocimiento. Esto requiere que el trabajador movilice cada vez más el pensamiento reflexivo y el control de las emociones, lo que a su vez impacta en la salud de las personas contradictoriamente incentivada por la necesidad de satisfacer niveles de consumo estimulados externamente. Son los trabajadores profesionales y técnicos los que se encuentra intensamente expuestos a tal contexto de conocimiento y la innovación para aumentar la competitividad económica considerada como equivalente al progreso, impactando principalmente a la emergente masa laboral de jóvenes, mujeres y al grupo gerencial.

La intensificación del trabajo recibe una atención menor que la merecida por las organizaciones a pesar de que afecta a un número cada vez mayor de trabajadores cualificados a partir de mayores exigencias para bajar costos; a pesar de sus continuas quejas directas o indirectas a la gerencia.

El trabajador del conocimiento se ubica en organizaciones o parte de estas caracterizadas por ser flexibles, intensivas en conocimiento, con un entorno de trabajo cambiante e inmerso en la incertidumbre, donde la capacidad del trabajador para auto organizarse en dicho entorno complejo es crucial para su competitividad, articulándose con las necesidades internas de control y eficiencia de la organización. En dicho entorno el trabajador se caracteriza por su capacidad para interpretar información con uso intensivo de las TIC y desarrollando habilidades para resolver problemas e identificar alternativas de solución a problemas influyendo en las decisiones de la organización. Sus competencias clave tiene que ver con las habilidades mentales, cognitivas y emocionales, las que son causa del incremento de la intensidad en el trabajo.

Las exigencias cognitivas intensifican el trabajo por la necesidad del mayor uso de las TIC, enfrentar la complejidad a través del aprendizaje rápido, mayor cantidad de información a manejar, las frecuentes interrupciones, urgencias y mayores demandas de resolver prioridades a lo que se añade la falta de tiempo.

Las exigencias emocionales en el trabajador son crecientes, en primer lugar,  hacia sí mismo por la mayor necesidad de autocontrol en función de la autonomía que se le otorga y por la demanda del manejo de procesos documentados al asumir un mayor número de roles contradictorios que dificultad la identidad; en segundo lugar hacia los demás, por la necesidad de realizar mayores negociaciones por las propias características de articulación de los procesos y necesidades de trabajar en equipo, lo que supone prestar atención en resolver problemas interpersonales que pueden desembocar en conflictos y el riesgo de la intervención de terceros  que pueden limitar su autonomía; todo ello demanda el desarrollo de habilidades políticas de por sí cambiantes y complejas y sobre todo demostrar competencias laborales de acuerdo al perfil del puesto.

De acuerdo a lo anterior se podrá observar que el trabajador del conocimiento incluye un perfil que condiciona la intensificación del trabajo, ya que dicho contexto le pide más en términos de aprendizaje continuo y por lo tanto un esfuerzo mayor en el día a día, respuesta ágil y flexible a las situaciones del momento con mayor demanda de improvisación, sentido de urgencia, de disponibilidad, necesidad de trabajar en equipo, la gestión de conflictos; todo ello presente en las organizaciones flexibles. Además, tales crecientes de exigencia cognitiva y emocional surgen ante la necesidad de liderar sin tener un cargo de por medio, a partir de un liderazgo de sí mismo, influyendo en los demás. La consecuencia más directa del aumento de la intensidad del trabajo es un trabajo a presión donde la falta de competencia del personal y la falta de dominio de aspectos cognitivos y emocionales influye en el notable incremento del estrés laboral.

También existen factores personales que influyen en la intensidad del trabajo individual tal es el caso de la personalidad, capacidades e inteligencia. Asimismo, las actitudes y valores relacionados con la satisfacción y el compromiso.

Algunas tácticas para mejorar las competencias personales en relación con la mayor intensidad en el trabajo en un contexto laboral moderno se enumeran a continuación:

- Control de la información: Tener a disposición la información del sistema integrado de datos, el correo electrónico, las redes sociales, YouTube, Google, las noticias y anuncios en la televisión y la radio es una facilidad, pero también pueden escapar a nuestro control y contribuir a la sobrecarga de trabajo que impida cumplir con lo planificado; de allí la necesidad de crear mecanismos que permitan manejar la información de manera eficaz y eficiente. En este sentido, se debería manejar solo la información vinculada al objetivo ya que no es recomendable acumular la información fuera de un propósito definido y con un enfoque centrado en lo que va a contribuir al aprendizaje y el cumplimiento. Asimismo conviene filtrar la información que se recibe para que esté a disposición cuando realmente se necesita, de tal forma que podamos revisarla, descartarla o pasarla al archivo. La planificación del día a día debería considerar un periodo de tiempo para procesar la información que llega por diferentes medios evitando hacerlo de forma reactiva o cuando esta aparezca. La información debe ser orientada por prioridades claramente definidas y respetando dicho orden; lo urgente y lo importante debe ser priorizado y en la ejecución, monitoreado utilizando software que permitan manejar más fácilmente la información.

- Programar las tareas según días y fecha límite, así como los bloques horarios en que se trabajará, ya que establecer plazos límites permite enfocarse en los elementos más críticos de una tarea. Si bien es cierto es difícil estimar los plazos, con la práctica se mejora en precisión con la ventaja que trabajar en función del tiempo permite una mayor concentración en las tareas y la rapidez en la ejecución.

- Uso de espacios de descanso ya que aunque es posible trabajar muchas horas seguidas, cuando los plazos apuran un trabajo concentrado  y de calidad requiere tener la mente, descansada ya que de lo contrario se generan baches de bajo rendimiento que eliminan lo ganado usando tiempo extra. El agotamiento conduce a trabajar en forma lenta, crece la desconcentración y se es proclive a cometer errores perdiendo tiempo en la reelaboración del trabajo. Trabajar horas extras debería ser la excepción. El descanso permite pensar claramente y trabajar con eficacia.

- Una cosa a la vez para prestar completa atención a lo que se hace puesto que hacer dos cosas a la vez, como hablar por celular y contestar un correo electrónico del computador, no permite optimizar el rendimiento disminuyendo la productividad con la posibilidad de hacer mal ambas cosas, aumentando el nivel de estrés por agotamiento; la idea es enfocarse en usa sola tarea a la vez en aras de mejorar la calidad y el cumplimiento de los plazos.

 –

DATOS BIBLIOGRÁFICOS

Alcayaga S. A. (2016). Sobrecarga de trabajo. Universidad San Sebastián. Recuperado de: https://www.emprenderalia.com/5-secretos-para-dominar-la-sobrecarga-de-trabajo/

Pérez Zapata O. (2015) Trabajo sin límites, salud insostenible: La intensificación del trabajo del conocimiento. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid. España. Recuperado de: https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwi397Wrs-fXAhWFWCYKHdt9Bf4QFgglMAA&url=http%3A%2F%2Feprints.ucm.es%2F28065%2F1%2FT35635.pdf&usg=AOvVaw1_5MiJPfSEFelS8a_OhSZO

Escrito por Julio Dominguez G.

Julio Dominguez G.

Comments are closed.