LA GERENCIA EN LA ERA DE LA INFORMACIÓN

Plantilla blog - La gerencia en la era de la informaciónDesde el siglo pasado se viene observando un cambio en las organizaciones por la incorporación de la tecnología de la información y comunicación que tiene que ver menos con la propia tecnología y más con un cambio cultural caracterizado por un nuevo comportamiento social tanto en el mundo desarrollado como el mundo en vías de desarrollo. Las personas vienen comunicándose intensivamente para realizar todo tipo de actividades utilizando medios digitales cada día más al alcance de sus economías, este crecimiento explosivo y de cambio revolucionario no es ajeno a los gerentes de las organizaciones.

Desde la década de los noventa los gerentes se han preocupado por incorporar las TIC a sus procesos operativos, dicha transformación cada vez se profundiza y perfecciona más abarcando a todas las organizaciones, lo que obligará a sus gerentes a reformular sus lineamientos estratégicos que influirán en cambios estructurales; todo ello aplicado a diferentes sectores influirá en el modo de competir.

Se piensa que tales cambios se vinculan a organizaciones relacionadas con el negocio de la información pensando que no tocará a otros sectores, craso error, ya que las TIC penetran en todo tipo de organización que involucre información para las partes interesadas y vinculadas a su estructura, es decir,  ninguna organización está exceptuada de la gestión de la información porque ahora podemos decir que toda organización depende de la información y por eso necesitan estructurar un sistema integrado de información para vincular lo interno con lo externo. Esto quiere decir que los gerentes de todo tipo de organizaciones se verán obligados a repensar sus estrategias, asimilando el concepto de que toda organización es una organización de información.

Al margen del tipo de organización que se trate es evidente que la información representa una importante proporción de sus costos, sea un banco, una universidad o un hospital; la razón es que  la información es lo que básicamente mantiene unida la estructura de la organización, en otras palabras, la información une todas las actividades vinculadas a los productos y servicios que se ofrecen; así como a los sectores de los que forman parte, lo que incluye: competidores, proveedores, canales de distribución y clientes. Todo lo que involucre a la organización y su contexto depende de distintas clases de información.

Así, cuando se habla del principio de la calidad del enfoque al cliente, se refiere en realidad a la información que se tiene con los clientes o usuarios y las relaciones de estos con la organización, la gerencia y sus productos o servicios. Por ejemplo, el intangible “marca” no es sino la información, real o imaginaria, intelectual o emocional que perciben los clientes acerca de un producto o servicio; los mecanismos para crear las marcas, como la publicidad y la promoción, son información o una manera de presentarla.

Asimismo, la información es la que define la relación con los proveedores, en el entendido que las relaciones entre las organizaciones son relaciones de comunicación y donde la información puede determinar el poder relativo de negociación de los participantes.

No solo la relación con clientes y proveedores es determinada por la información, sino que también genera la base de la ventaja competitiva. Por citar un ejemplo, las actividades de las empresas de aviación low cost permiten a los usuarios una relación sin intermediación física con la empresa en los aspectos de atención al cliente; la competencia entre las empresas low cost se da tanto en el campo de la información como en del servicio propiamente dicho.

La información determina la base de la ventaja competitiva porque proporciona estabilidad relativa a muchos aspectos de la estructura de la organización, de allí que cada vez más asume una identidad propia.

La información en un esquema presencial se transmite en forma lineal y su desventaja es que llega hasta donde llega el receptor y no más allá; en la comunicación digital la información puede viajar por su cuenta rompiendo la relación entre la propia información y la presencia física. La masificación de la conectividad revoluciona porque saca la información de su envoltura presencial.

Desde otro punto de vista la información se rige por su alcance o la cantidad de personas que intercambian información y tres elementos de un solo factor de riqueza de la información: ancho de banda o cantidad de información por unidad de tiempo; adaptación y la interactividad. Así, la riqueza en la comunicación depende de la cercanía y canales para llegar al receptor, que en la comunicación física tiene limitaciones en cuanto al tamaño de la audiencia, mientras en la comunicación digital es prácticamente ilimitada. Debe haber una compensación entre el alcance y la riqueza la que está resuelta en la comunicación digital porque moldea la forma en que las organizaciones se comunican, colaboran y llevan a cabo transacciones tanto internas como externas.

En el interior de las organizaciones el concepto tradicional de coordinación y dependencia jerárquica se basan en la creencia de que la comunicación no puede ser rica y amplia a la vez; ello determina que se canalice información hacía pocos cargos que tienen una relación jerarquizada dentro de la estructura organizativa tanto hacia arriba o hacia abajo de la misma; como consecuencia la comunicación más amplia se da a través de una relación informal dentro de la organización. De allí que podemos decir que la forma tradicional de intercambio de información en la organización tradicional marca límites tanto en sus relaciones internas como externas; por su lado un uso intensivo de la TI las amplía y modifica.

La alteración de la mencionada relación entre alcance y riqueza de la información por la introducción   de las nuevas tecnologías de la información  ha determinado que todo el  mundo se comunique con todo el mundo a un costo cercano a cero; esta es la gran transformación que estamos viviendo: la tecnología de las redes: la Internet  que conecta a todo el mundo; las extranets (redes externas) que conectan a organizaciones entre sí y las intranets (redes internas), que conectan a las personas dentro de las organizaciones; esto determina un fuerte  aumento del número de personas y organizaciones conectadas por la redes, dejando de lado los canales tradicionales y haciéndolos innecesarios o antieconómicos. Los gerentes con visión se han dado cuenta que las redes son lo bastante buenas para la mayor parte de los fines que persiguen actualmente las organizaciones, por lo que están mejorando exponencialmente y ampliando cada vez más su alcance sin sufrir sacrificio en la riqueza de la información.

Si los gerentes no están alertas a dicho contexto, nuevos competidores pueden surgir de donde sabe dios para sustraernos la clientela. Por otra parte, el surgimiento de redes abiertas y baratas en lugar de sistemas caros hará que las organizaciones bajen sus costos y pongan a disposición de sus clientes productos y servicios a precios más competitivos; asimismo dentro de las organizaciones se propiciará la formación de equipos de trabajo, se acelerará la desaparición de las jerarquías y de los sistemas de información que le eran propios. Asimismo, favorecerá la implementación de sistemas de gestión en base a procesos superando la estructura tradicional departamentalizada.

DATOS BLIBLIOGRÁFICOS

Evans, P. y Wurster, T. (1997) La estrategia y la nueva economía de la información. Tomado de: Stern, C. y Stalk, G. (2002) Ideas sobre estrategias. España: Ediciones Deusto.pag. 135-142.

Escrito por Julio Dominguez G.

Julio Dominguez G.

Comments are closed.