TI: PELIGRO U OPORTUNIDAD PARA LAS ORGANIZACIONES

Plantilla blog - Pastillas GerencialesLa aplicación de las TIC en las organizaciones supone la desintegración de una cadena de valor física, que arrastra la modificación de la estructura de la organización, lo cual es un peligro para mantener la unidad de la misma por la alteración de los niveles de coordinación, aunque también representa un conjunto de oportunidades. Existen diferentes niveles de estructuración de las TI dentro de una organización; lo anterior supone que se está trabajando con sistemas integrados de información y de un uso intensivo de redes de información superando ampliamente el uso de softwares aislados o de estos integrados en módulos independientes, o estos mismos parcialmente integrados; supone el uso de una arquitectura integrada y empleo de un cuadro de mando integral. Cada organización cambiará de acuerdo a su propia dinámica, y dichos cambios ocurrirán a distinta velocidad y con una intensidad variable de allí que las mejoras serán continuas.

Las consecuencias para todas las organizaciones no se podrían pronosticar, pero sí deducir algunas consecuencias estratégicas fundamentales de la cambiante aplicación de la TI.

En tal sentido, las organizaciones de un sector determinado de la economía al diferenciase entre sí por la incorporación intensiva de las TI generan sus propias fuentes de ventajas competitivas, la cuales se explotan para su propio provecho. Así por ejemplo la venta de automóviles por las grandes concesionarias, salen de la exposición de sus productos en salas de exhibición y los colocan en las redes ampliando su mercado que se hace extensivo a un mercado de autos  usados; se nota que cada paso de la cadena de valor tiene distintas economías de escala y se diversifica por incorporación de la innovación, como es llevar los autos al domicilio de los compradores potenciales y otros, de tal forma que se puedan generar distintos negocios que evolucionan de maneras distintas.

En un mercado interconectado por las TI, generando mayor número de personas interconectadas, se crea una economía de escalas tal como se observa en los cursos Mooc (cursos gratis online y masivos sobre plataformas universitarias) ofertados por las universidades más importantes del mundo a un mercado ilimitado de personas que saben que la educación es la base de la competencia.

Las cadenas de valor, al reconfigurarse por el compromiso de utilizar mayor información, generan la posibilidad de crear otras oportunidades de negocios como las ventas vía web de los grandes supermercados o la venta de libros en el modelo de amazon.com. Además, se observa cómo las cadenas de establecimientos de diverso tipo están lanzando sus propios negocios en la web creando sistemas de distribución con costos mínimos que ayudan directamente a los servicios de los clientes.

La desestructuración de las organizaciones puede generar actividades diferentes cambiando el valor que sirve de base a su identidad de marca, de allí que generan muchas oportunidades de crear marca. La marca refleja el valor de la organización, al desestructurarse pone en marcha otras estrategias, tal es el caso del cambio en el mensaje de un banco que centra sus diferentes estrategias identificadoras distintas a las tradicionales.

El control de la información por uso intensivo de las TI se dispersa porque se reduce la capacidad de monopolio del control de la información. Muchos mercados como la venta al por menor, las noticias y otros sectores se hicieron fuertes porque hacían que los usuarios utilizaran canales fijos de información; al romperse esta estructura estos canales se hacen innecesarios y la comparación de diferentes ofertas facilitan las ofertas encadenadas.

La conectividad de banda ancha significa ilimitadas posibilidades de elegir; sin embargo esta infinidad también genera problemas por abordar que a su vez son posibilidades de negocio, tal es el caso de cadenas que se especializan y presentan al consumidor un producto seleccionado tal como Netflix y similares.

La existencia de regulaciones comunes para el intercambio y el procesamiento de la información, así como el aumento de personas con acceso a las redes, bajará los costos generando un aumento exponencial de los usuarios.

Finalmente, las organizaciones que no se encaminen a un uso intensivo de la TI pueden convertirse fácilmente en víctimas de su tradicional estructura material y de su propia cultura. Los productos o servicios que inicialmente sustentaron la base competitiva de las mismas y que han servido de barreras que impedían la entrada de nuevos competidores se convertirán en su propio lastre. Las empresas más vulnerables serán aquellas que proporcionan información por medios tradicionales¸ a pesar que fácilmente pueden utilizar la TI como fuente de información más eficaz y económica. Por ejemplo las que dependen de campañas de promoción y el caso de los periódicos. Es posible que para los gerentes de este tipo de organizaciones les sea difícil adaptarse a dicho cambio, ya que no es fácil cambiar una posición que forma la propia identidad de la organización; sobre todo cuando existen clientes que siguen prefiriendo el modelo tradicional y todos los beneficios que arrastra.

Como conclusión a todo este tema se puede decir que los gerentes tienen que desestructurar sus propias organizaciones porque si ellos no lo hacen, otros lo harán por ellos.

 

DATOS BIBLIOGRÁFICOS

Evans, P. y Wurster T. (1997) La estrategia y la nueva economía de la información. Tomado de: Stern C.W Stalk G. Jr (2002) Ideas sobre estrategias. España: Ediciones Deusto. págs. 143-159.

Escrito por Julio Dominguez G.

Julio Dominguez G.

Comments are closed.