TODOS DEBEMOS DE RENDIR CUENTAS

trasparenciaLa responsabilidad y la rendición de cuentas involucra a los gerentes, empleados y personal en general; en el entendido que todo el mundo es responsable de un modo u otro de que las cosas se hagan bien, de esto se desprende que todos en la organización tienen que rendir cuenta por sus responsabilidades.

El gerente de la organización siempre es el responsable, incluso para aquellas actividades que no haya iniciado personalmente, esto es algo que los líderes deberían aceptar sin ningún reparo: el líder máximo es responsable por todo lo que la organización a la que pertenece logre o deje de lograr, independientemente de otros factores, incluyendo el contexto externo; él siempre es el responsable.

En cualquier ámbito sea el político, militar, científico, comercial, académico u otro, todo fracaso no dejará de apuntar como factor importante una acción u omisión del líder principal: siempre es responsable y debe rendir cuentas.

Desde el lado de los trabajadores, sea que estén organizados o no, tienden a defenderse de los abusos y esto es justificable. Es por esto que en la actualidad en muchos países las leyes laborales por sí mismas protegen a los trabajadores, en algunos casos con exceso, favoreciendo la informalidad. El problema está en que los trabajadores y los órganos del estado vinculados a generar buenas prácticas laborales, de ninguna manera se consideran en posición de rendir cuentas por el desempeño y la productividad de la organización.

Los trabajadores organizados y no organizados año a año negocian nuevos aumentos salariales así como otros beneficios y condiciones laborales; contradictoriamente no asumen responsabilidad por la productividad o los costos de producir bienes o servicios; en consecuencia cualquier impacto negativo sobre la organización tiende a ser visto simplemente como una responsabilidad de la gerencia.  Es evidente que el conjunto de trabajadores que conforman el talento de la organización, es tan responsables como la propia gerencia. La mayoría de los trabajadores que participan por intereses particulares estarían evaluando siempre si les conviene comprometerse o no y los que se oponen a todo seguirán en tal posición, de allí que hacer crecer el grupo de talento sea siempre importante. Por esto agregar beneficios al trabajador sin mejorar la productividad significará sencillamente que los trabajadores serán menos productivos y la organización menos competitiva. De allí que sea conveniente que la gerencia promueva que el grupo de talentos sea cada vez más numeroso, a costa del grupo mayoritario, que busca la ventaja personal y se desentiende del compromiso por los resultados. De esta forma aquellos que se consideren adversarios de la administración serán cada vez de menos. En general, se trata de promover que gerencia y trabajadores sean parte de un mismo equipo aceptando responsabilidades y trabajando en pro de los resultados. La gerencia, actuando en consecuencia, establecerá los incrementos de salarios y otros beneficios incrementándolos conforme aumenta la productividad con lo cual se benefician gerencia, fuerza laboral y toda la organización. Convirtiendo lo dicho en un hábito correcto, se despierta actitudes positivas en toda la fuerza laboral.

cuentasEl comportamiento descrito anteriormente se traduce en que gerencia y trabajadores asumen una responsabilidad conjunta por los resultados, es decir, que jefes y subalternos deberían hacer las cosas bien siempre. Sin embargo, las cosas no son fáciles ya que “el decir” en la mayoría de las caso no va con “el hacer”. Este problema tiene que ver con la falta de comunicación; se tiene que prestar atención a la comunicación de jefes con empleados. La comunicación por ser un mecanismo que viaja en doble vía también es importante tenerlo presente.

Teniendo todos los procesos documentados y regulados a través de normas publicadas y entendidas por los trabajadores, mejorará la comunicación y por tanto disminuirán los malos entendidos mejorando la productividad, haciendo más responsable al trabajador, estando proclive a rendir cuenta sobre todo lo que hace lo cual lleva a disminuir la probabilidad de una mala interpretación de lo que se quiere alcanzar. En este sentido, no solo se requiere estandarizar y documentar sino también implementar procesos de mejora continua, favorecido por permanentes acciones de supervisión dentro de la unidad operativa y de revisiones con participación externa a ella; todo esto de forma permanente e integral; con esto se tiende a mejorar la responsabilidad y la rendición de cuentas como condición de responder por decisiones y actividades, siguiendo la línea jerárquica en forma particular y más ampliamente  a otras partes interesadas.

La rendición de cuentas, por otro lado, es un principio de la responsabilidad social de las organizaciones puesto que una organización es responsable de rendir cuentas por los impactos de sus acciones en la sociedad, la economía y el medio ambiente. Este principio se orienta a que la organización debería aceptar el examen y evaluación de las partes interesadas y saber responder a dicha evaluación. Esto obliga a la gerencia a tener que responder ante quienes controlan los intereses de la organización; a su vez la propia organización a través de su gerencia en relación al cumplimiento de las leyes y las regulaciones. Así las organizaciones a través de la gerencia están obligadas a rendir cuentas no solo por el impacto global de sus decisiones y actividades ante la sociedad, sino también ante aquellos grupos de interés afectados por las decisiones y actividades acorde con la naturaleza del impacto y las circunstancias.

El grado de rendición de cuentas está vinculado con la extensión de la autoridad, las organizaciones con máxima autoridad como el gobierno de un país debería tener más cuidado en la calidad de sus decisiones y su supervisión a fin de que la rendición de cuentas tenga un impacto positivo en toda la sociedad.  Cuando esto último no sucede, la rendición de cuentas incluye la aceptación de la responsabilidad cuando se cometen errores, la toma de medidas adecuadas para repararlos y la toma de acciones para prevenir que se repitan.  Lo peor que puede pasar a una gerencia en cualquier nivel es que se desentiendan de los errores que se cometen no tomando medidas para corregirlos y al mismo tiempo dejando de tomar acciones para que estas no se repitan; de esta forma responderán a las consecuencias negativas significativas y prevén la repetición de impactos negativos, involuntarios e imprevistos.

 –

 DATOS BIBLIOGRÁFICOS

  1. Cohen W. (2008) En clase con Drucker. Colombia: Editorial Norma. ps.225.
  2. INDECOPI (2010) Norma Técnica Peruana. Guía de Responsabilidad Socia. NTO-ISO 26000 2010. Lima. ps.17

Escrito por Julio Dominguez G.

Julio Dominguez G.

Comments are closed.