VENTAJAS DE CONOCER A LA GENTE

Plantilla blog - 1112La intensidad del trabajo gerencial en la toma de decisiones, individualmente y en equipo, se enfrenta con una barrera difícil de dilucidar relacionada con la forma como reaccionan los trabajadores en todo nivel; pasa por conocer a la perfección las características del capital humano, qué aporta cada uno de ellos; esto muestra la necesidad de saber sobre cada una de las personas que se dirige o pretende dirigir como una individualidad. Así el conocimiento de los colaboradores permitirá   motivar en estos un mayor compromiso institucional. Si bien es cierto hay un número minoritario que no lo necesita porque tienen inherente la cultura del compromiso, en el otro extremo existen personas con gran resistencia de aceptación, la mayoría esperan ser motivados intrínsecamente por lo que se requiere hacerles saber cuan importantes son para la gerencia y la necesidad de conocerlos en sus actitudes y comportamientos para descubrir qué los motiva, qué los impulsa, qué los disgusta, cuál es la forma de trabajar, sus necesidades y deseos fundamentales.

Es necesario tener en cuenta que un colaborador no es una pieza más en el mecanismo de la organización, por el contrario, es una persona con dignidad, parte de una familia de la cual es responsable; con sus propias expectativas y necesidades, con sus propios triunfos y derrotas; sus propias competencias, cualidades, destrezas y limitaciones  por lo que al frente de cada situación actúa con su propia individualidad; sin embargo tiene un potencial para contribuir a alcanzar los resultados que la organización, busca no cometer errores que la puedan lastimar y llevar al fracaso. El éxito es el resultado de la cooperación de todos; el fracaso la actuación errónea de unos cuantos.

De acuerdo a lo anterior, para los gerentes es crítico conocer a los trabajadores con quienes se relaciona, aún más cuando se trata de procesos que atraviesan las diversas unidades operativas en forma transversal, lo que los obliga a generar interacción en todas ella; deberá esmerarse en conocer capacidades y limitaciones y su reacción a situaciones problemáticas o conflictivas; de esto dependerá la mejora de su gestión. Ello facilitará  el conocimiento de su entorno laboral en el día a día, prestar ayuda en el momento que lo solicitan e incluso adelantándose a ello, recibir ayuda de aquello que manejan los detalles, descubrir problemas e incluso prevenirlos, identificar mejoras necesarias para el mejor desempeño del colaborador, otorgar reconocimientos intrínsecos, aplicar medidas correctivas y preventivas con el monitoreo necesario, influenciar buenas prácticas gerenciales en toda la organización, precisar en cada momento la visión institucional; asimismo, las metas y objetivos de la organización.

El liderazgo por influencia se basa en el conocimiento de las personas con las cuales se interactúa; en tal sentido, el trato que se les da será la base para que estos lo perciban; de allí que escuchar su nombre es algo que hace que él sienta que lo conocen y que es reconocido en su rol dentro de la organización. Desde la antigüedad hay casos de gerentes que daban tanta importancia de conocer el nombre de sus colaboradores que se aprendían nombres y datos familiares más importantes a fin de interactuar mejor con ellos, a pesar de que eran numerosos; personalizar a los colaboradores genera un sentido de pertenencia y de lo importante que son para el que menciona sus nombres. Pero hay más cosas que se pueden hacer para conocer mejor a los colaboradores.

El encuentro personal con los colaboradores a través de visitas y recorridos por la organización es otra forma de conocerlos. Reunirse con la gente personalmente puede incidir sobre lo que el gerente puede aprender y saber de su gente aumentando favorablemente dicho conocimiento. Una de las ventajas de los recorridos es estimar adecuadamente sus fortalezas y la realidad del contexto en que se desempeñan; esto incrementara la eficacia de la comunicación en la línea jerárquica descubriendo qué anda bien y qué anda mal en la organización, pero teniendo cuidado de no generar conflicto con los otros niveles gerenciales.

Las actividades donde participa la gente son propicias para conocerlos en acción en diferentes espacios internos o externos; permite observar a las personas en la dinámica laboral y fuera de ella; ver su desempeño como líderes de influencia, es decir, liderazgo sin detentar un cargo.

En actividades sociales internas que realizan las organizaciones con motivos de integración del personal, o celebraciones en general, siempre se requieren personas voluntarias o no que organicen y coordinen la actividad. La presencia del gerente en este caso motiva que los voluntarios muestren un comportamiento de compromiso que los hace ser pasibles de ser incorporados para otras actividades más formales.

En algunas actividades internas relacionadas con el trabajo que no forman parte de la estructura formal, como por ejemplo los comités de calidad que se organizan con la intervención de voluntarios escogidos para conducir procesos de autoevaluación para certificación; allí el grupo es investido de autoridad y sus apreciaciones tiene un valor para la organización que pueden ser implementadas por la gerencia. Este tipo de equipos y otros multidisciplinarios, es una oportunidad para observar el liderazgo de los participantes y así conocerlos mejor para ofrecerles otras oportunidades de desarrollo para beneficio del personal y de la propia organización.

Las actividades externas de responsabilidad social que realiza la gente de la organización para beneficio de poblaciones vulnerables, como actividades de difusión, recaudación de fondos, limpieza, arborización, capacitaciones y otras filantrópicas; puede ser oportunidad para preparar a los gerentes jóvenes en actividades en las cuales muestren su liderazgo; esto, aun cuando sean de diferente naturaleza a las actividades que se realizan en la organización, pueden ser un medio para identificar a aquellos que aporten al cambio generacional y ocupen más adelante cargos gerenciales.

En las organizaciones profesionales es posible ocupar cargos que preparen para el liderazgo, puede darse el caso que sea fuera del ámbito de la organización, en este caso contribuyen a la reputación de la organización. Igual ocurre cuando se hace un esfuerzo por escribir artículos en las revistas especializadas.

 –

DATOS BIBLIOGRÁFICOS

Cohen W.A. (2008). En clase con Drucker, diecisiete lecciones magistrales. Colombia; Grupo Editorial Norma. Págs. 248-268.

Escrito por Julio Dominguez G.

Julio Dominguez G.

Comments are closed.