LIDERAZGO PARA LA AUTONOMIA

lider.jpg

Desde una concepción amplia “podemos ser líderes en todo lo que hacemos: en el trabajo y en la vida diaria, cuando enseñamos y cuando aprendemos de los demás; y casi todos hacemos estas cosas todos los días” (Lowney C. El Liderato al estilo de los jesuitas. 2004).

La eficacia de la autoridad tradicional que se deriva del cargo está en declive en todos los ámbitos a pesar de que no se puede evitar el ejercicio de la autoridad pero, en el contexto del conocimiento, se requiere obtener la cooperación voluntaria de los demás. (Sterling L. J. El mito del administrador bien preparado. Tomado de Mintzberg H. Brian Q. J. El Proceso Estratégico. Prentice Hall. 1993 p. 924).

En el Diccionario de la Real Academia Española, se define: “el liderazgo se refiere a la dirección o conducción total o parcial de una organización de allí que indistintamente se denomina líder al director, coordinador o responsable de una organización o de una unidad operativa”.

La tarea de dirección debe ser evidenciada por el compromiso referido a las actividades vinculadas a la identificación de los objetivos, procesos y recursos requeridos; asumiendo la responsabilidad por los resultados, rindiendo cuentas por las metas al final del periodo previsto para lograr los resultados deseados y asumiendo la responsabilidad por alcanzarlos (ISO 9001-2015; 5.1.1).

El líder asegura las directrices u orientaciones respecto a los asuntos que lo ocupan, alineándolas a los objetivos compatibles con el contexto y la dirección estratégica o de largo plazo de la organización. Asimismo, asegura la integración de los requisitos establecidos vinculados a la propia naturaleza de las operaciones  y los requisitos legales y reglamentarios, es decir, los que tiene su origen en normas legislativas y los que se deriven de tales regulaciones.

10-acciones-de-un-buen-liderEl líder promueve el uso del enfoque basado en procesos ya que “los resultados deseados se alcanzan eficientemente cuando las actividades y recursos relacionados se gestionan como un proceso” (ISO 9000-2000, 0.2 a). “La compresión y gestión de los procesos interrelacionados como un sistema contribuye a la eficacia y eficiencia de la organización en el logro de los resultados previstos de modo que se pueda mejorar el desempeño global de la organización”. La determinación y aplicación de los procesos se alinean a las directrices y al enfoque estratégico de la organización. “La gestión de los procesos y el sistema de procesos en su conjunto puede alcanzarse utilizando el ciclo PHVA –planificar, hacer, verificar y actuar- con un enfoque global basado en riesgos para aprovechar las oportunidades y prevenir resultados no deseados”. Lamentablemente en el país la mayor parte de las organizaciones sigue el modelo tradicional funcional.

El líder asegura que los recursos necesarios estén disponibles fomentando la eficiencia de tal manera que se hagan más cosas con menos recursos, es decir, se consiga mayor productividad. La comunicación a todos los colaboradores sobre la importancia de alcanzar los objetivos conforme con los requisitos es parte de la responsabilidad del líder para así asegurar que se cumplen con los resultados previstos. El cumplimiento de las metas se logra comprometiendo, dirigiendo y apoyando a los colaboradores para alcanzarlas, y si encuentra desviaciones, propone mejoras. Complementariamente apoyará otros roles pertinentes de la dirección mostrando responsabilidad en su aplicación.

El liderazgo y compromiso se demuestra también cuando se determinan, se comprenden y se cumplen regularmente los requisitos del cliente fijados para aquellas actividades esenciales para la existencia de la organización, y los legales y reglamentarios aplicables que de ella se derivan. Tal determinación considera los riesgos y oportunidades que pueden afectar al producto o servicio que se ofrece y la satisfacción del cliente, asegurando  que esta aumente.

De acuerdo a lo anterior el liderazgo que se ejerce a través del desempeño de un cargo es tal cuando los encargados establecen unidad de propósito, dan orientación y crean una visión conjunta. También crean y mantiene un ambiente interno en el cual el personal pueda llegar a involucrarse totalmente en el logro de los objetivos. Un trabajo será más satisfactorio si el personal se involucra en tomar decisiones, en lugar de seguir instrucciones por eso se dice que a “más autonomía, más satisfacción”.

La vía del involucramiento tiene su base en la autonomía –capacidad de tomar decisiones sin intervención ajena- ya que reconoce la madurez y el crecimiento de la persona.  El perfil del personal entrenado para ejecutar órdenes y a los que difícilmente se les podría delegar responsabilidades que impliquen decisiones responde a un contexto de un personal poco preparado para ello, sin embargo las necesidades actuales y la gestión por procesos prepara a las personas justamente para asumir responsabilidades, de allí que emocionalmente están condicionados para tener un carácter resuelto, capacidad de liderazgo e iniciativa para resolver situaciones complejas. Si el líder no responde creando un ambiente favorable,  genera condiciones de insatisfacción laboral por falta de condiciones de crecimiento de las personas al dejar de asumir el rol de guía que fomente la interacción, el acompañamiento y abra la visión para generar aprendizajes compartidos.

liderazgo-transformacionalLas organizaciones en la sociedad del conocimiento, generada por el impacto de la tecnología de la información y comunicación, dependen de los conocimientos de sus trabajadores operativos con habilidades estandarizadas a partir de una capacitación formal, con capacidades y habilidades para resolver problemas; que sean capaces también de crear, imaginar e innovar estando comprometidos con la calidad y la productividad asumiendo un control considerable sobre su propio trabajo. Esto significa cierto grado de autonomía y responsabilidad donde la mayor parte de las coordinaciones necesarias son manejadas de manera automática, aplicando sus habilidades y conocimientos específicos aprendidos en relación a las actividades y operaciones de los procesos asignados. Se enfatiza la autoridad que refleja la competencia del personal como consecuencia de la especialización y la destreza. En estos casos la supervisión directa, que dependen de la autoridad de naturaleza jerárquica –poder que depende del puesto-, no es la más aparente para la coordinación ya que se enfatiza la autoridad vinculada al poder de la especialización y la destreza que poseen (Mintzberg H. La Organización Profesional. Tomado de Mintzberg H. Brian Q. J. El Proceso Estratégico. Prentice Hall. 1993 p. 790).

De allí que el liderazgo para la autonomía laboral es el esfuerzo de dirección al hacerse responsable de la productividad de otros; disfrutar al estimularlos y ayudarlos a desarrollarse a fin de obtener mejores resultados que repercuten en una gran satisfacción por los logros de los subordinados. De la misma manera, el líder es capaz de reconocer los sentimientos no expresados por el personal para afrontar las reacciones emocionales y  obtener la cooperación voluntaria de otras personas, brindando consejo, recomendación y enseñanza para aplicarlo de la mejor forma sobre la base de prever la articulación de todos los problemas prestándoles atención y aprendiendo de estos. Este apoyo al personal los convierte en una extensión de su propia capacidad de dirección para que todos enfrenten los conflictos de la misma manera aumentando su eficiencia administrativa. (Chiavenato I. Innovaciones de la Administración. McGraw-Hill. México. 2008. p. 349)

Escrito por Julio Dominguez G.

Julio Dominguez G.

Tagged: , , , , , ,

Comments are closed.